Miguel Casado: Trilce, como habla —Notas de lectura—

Al plantearme cómo iba a enfocar esta intervención, recordé unas páginas de Carlos Piera sobre traducción y paráfrasis, en sus Contrariedades del sujeto: «la traducción y la paráfrasis —dice como punto de partida— son las únicas relaciones entre enunciados (de cualquier longitud) en las que cada término de la relación aspira a la equivalencia con el otro» (1993:97). Para analizar las limitaciones de la paráfrasis, recurre a un ejemplo de César Vallejo: «se violentan oxígenos de buena voluntad» (aunque señala que podrían servir otros muchos versos del mismo autor: «A veces doyme contra todas las contras», «Ciliado archipiélago, te desislas a fondo», etc.), casos claros de paráfrasis imposibles. Pero, además, aunque antes había mostrado la contraposición entre paráfrasis y lectura, encuentra que aquí también fracasarían los intentos de una lectura analítica: ni como relato ni como demostración puede esta llevarse a cabo: «Extremando el cuidado en la lectura, por consiguiente, adquirimos algo muy importante, pero por entero negativo: la experiencia de no poder desplazarnos ni más allá ni más acá del ‘texto’» (109). Continue reading

Marta Ortiz Canseco: Líneas en César Vallejo

Me gustaría empezar citando un breve texto de Vallejo:

Las paralelas no existen en el espíritu ni en la realidad del universo. Se trata de una mera figuración abstracta de la geometría. No cabe paralelismo dentro de la continuidad, una y lineal, de la vida. La historia y la naturaleza se desenvuelven linealmente y, en esta única línea, solitaria, los hechos humanos y los fenómenos naturales se suceden, uno tras otro, sucesiva y nunca simultáneamente. […]

La vida es una sucesión y no una simultaneidad. Las paralelas aparentes de una línea férrea, no se desarrollan a la vez, sino una después de la otra. Los hombres no conviven, sino que se suceden de uno en uno. Los pueblos tampoco conviven, sino que se suceden. La pluralidad es un fenómeno del tiempo y no del espacio. El número 1 está solitario de lugar. El 2 y los guarismos subsiguientes, dígitos o compuestos, no existen como realidad objetiva, sino como figuraciones abstractas del pensamiento.

La vida no se ensaya en varias formas a la vez. Sino en varias formas sucesivas. […] Si se pudiera figurar la evolución de la vida, se la representaría por una fila de seres y de cosas, de uno en fondo. […] Bajo la ilusoria simultaneidad de las cosas y los seres, reposa, en el fondo, la realidad exclusivamente sucesiva y en marcha del universo. La masa es más un desfile que un remolino. La asíntota surgente de la historia tiene más de línea que de punto (Vallejo 1977:42).

Hay algunos puntos en Vallejo que creo que pueden servir como ejes o hilos conductores en los que apoyarse para acercarse a sus textos. Palabras como modernidad, velocidad, espacio y tiempo, son cuatro de mis preferidas. Estos cuatro elementos pueden rastrearse tanto en su poesía como en sus textos en prosa. Pero lo que me parece más eficaz es contraponerlos en ambos géneros. Es decir, centrarse en alguno de esos ejes y leer sus textos poéticos y en prosa desde ese punto de vista y siempre teniendo en cuenta que todos ellos constituyen, en última instancia, una reflexión sobre el lenguaje. Continue reading

José Ignacio Padilla: Lugares y tiempos de Vallejo

En esta charla me propongo circundar un poema de manera un poco abstracta y luego tratar de anclar esa lectura en el tema de esta reunión.

Mi presentación tendrá tres vértices, tres problemas ligados a tres textos de Vallejo: un poema, un poema en prosa y una crónica. Estos núcleos serían: una fisura en el espacio y el tiempo que altera el esquema de la percepción; la constatación de que la modernidad impone mapas, recorridos, sobre el terreno rugoso del mundo; y la noción del poema como lugar donde se da un anclaje materialista en el lenguaje y un acercamiento a lo «real».

*

En octubre de 1923 Vallejo publicó el poema ‘Trilce’ en la revista Alfar, que aparecía en La Coruña. Había llegado a Europa, a París, unos pocos meses antes. Este poema, de hecho, está fechado en París en 1923. Tomo el texto del Archivo Vallejo: Continue reading

William Rowe: César Vallejo como vivencia de nuestro tiempo

Se trata de la vivencia del tiempo en la poesía de César Vallejo y también de la contemporaneidad de ese tiempo, es decir de la relación que podría tener ese tiempo vallejiano con nuestra experiencia del tiempo. Habrá que decir, como punto de partida, que en esta poesía la experiencia del tiempo cobra una intensidad singular. Esa intensidad de la vivencia del tiempo empieza a manifestarse en los poemas finales de su primer libro y llega al punto más alto en Trilce, el segundo libro. Por eso hoy voy a comentar la presentación del tiempo sobre todo tal como se manifiesta en Trilce, que es de 1922.

Primero quisiera presentar cinco hipótesis que atraviesan lo que voy a decir. Si al principio resultan un tanto condensadas u opacas, ruego que tengan paciencia. Confío que con el desarrollo del argumento se aclararán.

  1. No hay tiempo sin simbolización. Me refiero al tiempo vivido pero en realidad se trata del tiempo en todo sentido posible. (Las personas que, por algún daño o déficit neurológico carecen de la capacidad de relacionar los símbolos también carecen del sentido del tiempo.)
  2. En el borde del lenguaje, el tiempo se vuelve «hormigueante» (palabra vallejiana),[1] es decir se aproxima a un estado que consiste en partículas. Esta idea se expresa en la frase «el tiempo tiene hun miedo ciempiés a los relojes» (del poema «He aquí que hoy saludo» de Poemas humanos). Para decirlo de otro modo, el tiempo numerado del reloj se descompone en un tiempo otro que lo excede. Se puede decir que se trata de un tiempo en lo Real que excede a la representación.
  3. Este tiempo recorre las palabras, atraviesa su duración.
  4. Este otro tiempo, que no es el tiempo representado, ya que antecede a la representación o ocurre después de ella, produce disturbios en la prosodia convencional. Se trata de un tiempo que pasa por el sonido de las palabras y por su espesura visual, por el espacio que producen. Para hablar con precisión, se trata de un tiempo-espacio.
  5. Trilce es un libro de poesía sonora y visual a la vez que consiste en poesía semántica. Esto se puede ver y oír más en ciertos poemas que en otros pero afecta el libro entero.

Continue reading